Como cambiar los grifos de casa y no acabar empapado

Para cambiar un grifo de casa, lo primero será tener muy claro lo que vamos a hacer. Habrá que tener en cuenta muy bien las características del grifo, el modelo, el lugar en el que se instala (puede ser distinto cambiar un grifo en un lavabo que en un fregadero o en un bidé, aunque el mecanismo por lo general será idéntico). Puede ser también que la antigüedad del aparato influya en el posterior tratamiento que se le tenga que dar. Para este tipo de trabajos puede contactar con fontaneros 24 horas Madrid

De cualquier modo, es posible llevar a cabo la sustitución del grifo sin sufrir problemas, sin tener que acabar con la ropa empapada ni con toda la casa convertida en una especie de piscina. Iremos paso por paso. Cerrar la llave de paso será el punto de partida de nuestro trayecto; lo siguiente será abrir el grifo hasta que se terminen vaciando las tuberías. De este modo ya nos habremos asegurado que no acabamos poniendo todo perdido. En las viviendas con más de una planta será esencial abrir un grifo en cada una de las plantas, hasta que podamos asegurarnos de que no queda agua en ninguna de las cañerías. A partir de aquí, se podrá realizar la sustitución del grifo antiguo por el nuevo sin problemas.

Sería conveniente, antes de emprender todo el procedimiento, poner una cinta de teflón que rodee la rosca del grifo en sentido a la derecha, es decir, en el mismo sentido en el que tendremos que enroscar más tarde el propio grifo; será de recibo dar unas seis vueltas aproximadamente a la cinta. Para acabar con el cambio de grifo, empezaremos a enroscar el grifo en la tubería, teniendo muy presente que es posible que no llegue a hacer rosca del todo, pues el teflón ejercerá como tope. Por último comprobaremos que el grifo está cerrado de un modo adecuado y que la instalación ha sido la idónea. En este punto, podremos dar de nuevo a la llave del agua para que salga con normalidad.

Para acometer este proceso será necesario contar con algunas herramientas básicas, como podrían ser una llave de tubo para el grifo, una llave de lija, una llave inglesa o una linterna, en el caso de que tuviéramos problemas de iluminación en el lugar. También será pertinente equiparnos con materiales como el teflón, unos trapos para la limpieza o las piezas que requiera el kit completo de montaje. Es importante tener todos estos materiales y utensilios a mano una vez que hemos iniciado la operación.

Habrá que tener las ideas muy claras si vamos a comprar un grifo nuevo para sustituir al antiguo. Habrá que ver si se adapta al gusto o no, si son integrados, de caño bajo o de caño alto; también habrá que contemplar otras variables, como el diseño o el color. Si se fuera a adquirir, por ejemplo, un lavabo, un bidé o un fregadero nuevo, entonces la situación habría que replanteársela.

No estará de más apostar por grifos que sirvan para ahorrar a la postre en el consumo de agua y de energía; que los grifos sean respetuosos con el medio ambiente también será un factor positivo y que ayudará a ahorrar. Entre estos mecanismos recomendables podemos encontrar alternativas como los siguientes:

Grifos monomandos de apertura central fría: sirven para reducir el consumo de energía, pues evitan que la caldera se conecte cuando el grifo se abre y se deja en la posición intermedio, de modo que el agua sale fría y no templada. Aireadores: se ubican en la boca del grifo y consiguen mezclar el aire con el agua, lo que acaba repercutiendo en una reducción de hasta el cincuenta por ciento en el consumo, sin que el caudal deje de dar la sensación de ser el mismo. Grifos con maneta de posición doble: añaden un tope de apertura a mitad del trayecto del grifo, lo que deja salir sólo la mitad de caudal de agua; si se prefiere disfrutar del cien por cien del agua, bastará con presionar el tope, algo que puede ser recomendable para ancianos o niños.

No obstante, la mejor opción siempre es informarse y dejarse asesorar por los fontaneros y especialistas del sector. Y es que hay veces en las que los propios inquilinos de la vivienda pueden afrontar con éxito las tareas de cambio de grifo, con el consiguiente ahorro en el servicio técnico.

Otras veces, lo más conveniente es evitar chapuzas si se intuye que las maniobras no van a ser satisfactorias. Los fontaneros y los expertos del sector siempre sabrán dar el servicio más serio y eficiente, por lo que es una alternativa que hay que valorar. Pedir presupuestos y comparar tarifas será recomendable antes de tomar una decisión. Y es que cualquier preocupación es poca cuando se trata de algo tan importante como cambiar los grifos.