Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica cada vez se usa más por su rendimiento, la eficacia que tiene y porque no cuesta tan cara. Se suele encontrar bien en oficinas o lugares de trabajo.

Los radiadores se utilizan para que suba la temperatura y tiene que ponerse cerca de las paredes y otros se pueden desplazar por las patas que tienen. Hay modelos que hay que sujetarlos a la pared con enganches.

Da calor en poco tiepo y apenas necesita mantenimiento. La caleefacción que va a gas para ésta es necesario la contratación de un fontanero. Supone que va a costar cara la instalación ya que habrá que poner tuberías y conductos para que llegue a funcionar.

Es un modelo aún así que es barato y da calor en poco tiempo. Lo bueno que tiene es que no produce desechos al calentar, no contamina algo que con el uso del gas sí que ocurre.

La caleefacción de tipo geotérmica se lleva utilizando en Estados Unidos desde hace años ya que es natural, limpia y barata. Ahorras mucho dinero también aunque la primera instalación es la que cuesta dinero ya que usa tuberías y bombas de calor que están ubicadas debajo de la casa.

La calefacción por biomasa utiliza sustancias que son biológicas como fuente de energía para que funcione. Es un sistema de tipo renovable ya que usa combustible, astillas de madera, leña… Para su mantenimiento necesita poco aunque hay que limpairlo para que no vayan acumulando cenizas y que se estropee el aparato.

Lo únic malo que tiene es que hay que esperar mucho tiempo hasta que decida calentar la habitación ya que tarda mucho, no es movible.

La calefacción de tipo solar es renovable. Toma la energía del sol para su funcionamiento y transforman los rayos en energía y esa energía se acabará convirtiendo en calefacción. Es un producto de tipo renovable y no se consume nada.